22 de noviembre de 2022

La mayoría de los estudiantes de Colombia, de los países de América Latina y El Caribe no comprenden bien lo que leen. Esa es una de las principales alertas que detalló el Banco Mundial en su informe sobre la educación dos años después de la pandemia del covid-19, y que fue dado a conocer el martes 22 de noviembre en la Universidad de Medellín.

“Antes de la pandemia teníamos una pobreza de aprendizajes de alrededor del 50% en la región. Lo que quiere decir pobreza de aprendizajes es que los niños, a los 10 años, no pueden leer ni comprender un texto simple para su edad, esto afecta el desarrollo y las trayectorias educativas de los niños y es un llamado a la acción sobre este particular fenómeno”, explicó Horacio Álvarez, especialista sénior en educación del Banco Mundial.

Lo preocupante, según el informe, es que esa pobreza de aprendizajes aumentará próximamente y llegará al 72% en toda la región. Es decir, que 3 de cada 4 niños van a enfrentar dificultades en los primeros años de su escolaridad para leer y comprender un texto simple.

“Colombia, antes de la pandemia, estaba alrededor de un 49% y estimamos que va a estar entre un 70 y un 71% de pobreza de aprendizaje en el tercer grado (de escolaridad)”, alertó Álvarez.

“Hay problemas básicos de aprendizaje y no se ha invertido suficiente en la calidad de la educación, que los chicos aprendan. Además, los más pobres que están en la escuela, y que tienen fracasos escolares tienen otra problemática, y es que el acceso a educación secundaria y universidad se minimiza”, agregó.

Otra problemática que deben enfrentar países como Colombia es reducir la deserción, la cual se vio más profunda en preescolares y educación postsecundaria.

El informe titulado ‘Estado de la educación en Colombia, América Latina y el Caribe, dos años después de la pandemia’, también detalló que 80 de los niños de bajos recursos en Colombia, en tercer grado de escolaridad, no tienen comprensión lectora y son denominados como analfabetos sistemáticos.

El Banco Mundial también entregó unas recomendaciones al gobierno de Gustavo Petro en materia educativa y que van en tres vías: la consolidación del currículo, la evaluación de aprendizajes y la implementación de programas de recuperación de aprendizajes.

“Hay que regresar a los niños a la escuela. También hemos visto que en algunas instituciones educativas hay problemas de clima escolar y es necesario trabajar en temas socioemocionales, además hay que enfocarse en una educación en lo prioritario del currículo: leer, escribir y hacer cuentas, que es lo básico para una educación de ciudadanía global”, concluyó Álvarez.

El informe, que además se hizo en apoyo con la Unesco y Unicef fue detallado en la Universidad de Medellín, institución que fue elegida para que la comunidad académica interna y externa analice estos temas que impactan el futuro de América Latina y El Caribe.

Durante la presentación de este informe también hubo un debate en el que participaron, entre otros, Cecilia María Vélez, ex  ministra de educación de Colombia; Mónica Ospina, ex directora del Icfes; Cruz Elvira Correa, decana de la Facultad de Ciencias Sociales y Humanas de la UdeMedellín; y Mauricio Perfetti, decano de la Facultad de Ciencia Económicas y Administrativas.

“Tenemos un problema estructural en educación, que pasa también por los profesores de primaria que tienen los peores resultados en las Pruebas Saber. Ahí empieza a reflejarse lo que dice el informe y todas las dificultades en competencia lectora y esto tiene que ver con el desarrollo de las demás competencias que se pretenden. El otro asunto es el resultado desastroso en bilingüismo.  Hay que poner más el foco en la educación primaria”, recalcó la decana Cruz Elvira Correa.