25 de enero de 2023

Los universitarios no se alimentan bien y esto tiene efectos en problemas de sobrepeso. Así lo determina una investigación que avanza en cuatro instituciones de educación superior de Colombia.

Actualmente, avanza la aplicación de 1.050 encuestas a estudiantes de la Universidad de Medellín, Universidad Pontificia Bolivariana (UPB), Institución Universitaria de Envigado (IUE) y la Universidad Externado (Bogotá) en las que se pregunta, entre otras, qué comen y cuántas veces al día.

“Este proyecto sale de la necesidad de hacer un análisis sobre cómo la alimentación cumple un papel importante en los entornos universitarios y parto de esto diciendo que la alimentación impacta positiva y negativamente en el desarrollo cognitivo de cualquier persona y dependiendo de cómo uno se alimente, eso va a tener una repercusión importante”, explicó Olga Cecilia Restrepo, líder del Grupo de Investigaciones Jurídicas de la UdeMedellín.

Los investigadores ya habían hecho una primera encuesta sobre los entornos alimentarios en tres de las cuatro universidades y que están ubicadas en la capital antioqueña. Allí se determinó, en primera instancia, que la alimentación no es buena.

“Nos dimos cuenta que la gente no tiene muy claro cómo se alimenta y de los que tenían claridad, pues su dieta no era tan saludable”, agregó la también docente de la Facultad de Derecho de la Universidad de Medellín.

Ahora la investigación tomará más personas para determinar resultados más profundos frente a este tema.

Sin embargo, en las cuatro universidades también se adelantará la evaluación de los planes, las políticas y programas como proyectos de vida saludable diseñadas e implementadas y el acceso, la disponibilidad y calidad de los alimentos de sus estudiantes.

Y es que según Restrepo, también es necesario que en los campus universitarios se ofrezca comida de calidad y saludable.

“Hay algunos que siguen con la tradición de traer comida de casa acá, que es lo que llamamos popularmente la coca, es buena en la medida en que los estudiantes hacen sus alimentos y hay variedad de frutas y verduras, pero seguimos pensando que son de mala calidad”, dijo.

“Definitivamente no hay una buena alimentación y hay un aumento de sobrepeso y obesidad en la población universitaria y la pandemia aumentó eso”, agregó la investigadora.

El proyecto investigativo, que cuenta con apoyo de la FAO (Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura), pretende ir más allá y por eso los resultados serán tema de discusión en el Concejo de Medellín, la Asamblea de Antioquia y con el Congreso de la República de Colombia. Lo que se pretende es que se trabaje en políticas públicas frente a la alimentación en los universitarios.